Huracán y un dejavú de seis décadas

El hecho de pensar en Emelec tras jugar pocas horas atrás con San Lorenzo se asemeja a un incidente ocurrido en 1959, cuando el Globo se enfrentó a ambos rivales. Pero aquel hecho toma mayor peculiaridad, pues si bien ahora se juega dos veces con cada uno en 41 días, en esa oportunidad se confrontó con ambos en una misma jornada.

Al Globo lo habían invitado a participar del cuadrangular inaugural del Estadio Modelo de Guayaquil, en que también participarían Peñarol y los locales Barcelona y Emelec. Huracán aceptó gustoso, pero al mismo tiempo que jugaría en Ecuador, también debía enfrentar a San Lorenzo por el campeonato. Por suerte, la dirigencia del club no se achacó y armó dos equipos competitivos.

Néstor Rossi era el técnico y prefirió viajar a Ecuador para evitar emociones cardíacas, mientras que al mando de los que quedaron se mantuvo Bruno Barrionuevo. El 26 de julio se presentó Huracán en el matutino Guayaquil con Sánchez; Bellatti, Molina, Civrán y Romero; “Pipo” Rossi y Soria; Sansone, Suárez, Borrá y el paraguayo Cañete. Los excursionistas actuaron de maravillas y dejaron una excelente imagen al vencer 3 a 0 con goles de Rossi, Soria y Suárez.

Mientras, en Buenos Aires, los titulares del Globo se presentaron con Rojas; Arredondo, el “Mariscal” Pérez, Villano y Vidal; “Lechuga” Crosta y Sanez; Defilpo, “Coco” Rossi, Flamini y “Chiche” Diz. Huracán abrió el marcador en el clásico, aunque no pudo sostener el resultado.

El de 1959 no fue el único triunfo de Huracán contra Emelec, ya que lo había vencido 4 a 1 en 1957, en el Estadio Capwell. En 1975 jugaron otra vez en el Estadio Modelo y empataron en cero. Los ecuatorianos aún no han podido vencer al Globo, siendo el cuarto encuentro el más reciente, cuando el pasado 14 de marzo empataron sin goles por la Copa Libertadores.

 

Pablo Viviani

Noticias Relacionadas