#HistoriaQuemera Homenaje a Llamil Simes

De pibe, cuando jugaba en su Córdoba natal, lo llamaban “Turco”.  Y todo coincidía porque además de su nombre, Llamil Simes jugaba para el equipo de los turcos: San Lorenzo de Córdoba. Pero eran tiempos de Ducó, quien no dudó en traerlo a Huracán para ocupar el puesto de puntero izquierdo que había dejado vacante Baldonedo.

Y Simes le dio las copas Escobar y Británica. Era oportuno para definir en el área rival y se metió rápidamente en el bolsillo a los quemeros, que lo bautizaron como la “Saeta”.  Inclusive, en Huracán fue más popular que Erico o Di Stéfano, a quien le pusieron “Saeta Rubia” para diferenciarlo del cordobés.

El Turco fue un eterno visitante.  Entre 1943 y 1947 jugó 107 encuentros y anotó 47 goles pero tuvo una particularidad: sólo actuó seis veces en Alcorta y Luna porque Huracán estaba construyendo su estadio y los equipos de Simes fueron locales en Ferro y San Lorenzo.

En 1948 fue transferido a Racing junto a Salvini y Tucho Méndez, con quienes se coronó tricampeón y goleador de campeonato argentino.  En 1956 finalizó su carrera en Tigre y se radicó en Córdoba para dirigir a equipos de la zona.  En los años setentas fue ayudante de campo de Maschio en Racing  y se mantuvo cerca del fútbol hasta el 20 de febrero de 1980, cuando falleció a los 56 años.

Pablo Viviani

Noticias Relacionadas