¿Sabías que fue en el Globo donde Di Stéfano recibió su afamado apodo «Saeta Rubia»?

Casi como un encontrar de Huracán, el Globo le abrió las puertas al talento inagotable de Alfredo Di Stéfano.

 

Llegó en 1946 a préstamo de River, con quien debutó en 1945 (justamente, ante el elenco quemero), aunque no tenía lugar en «La Máquina». En La Quema explotó a puro fútbol: firmó sus primeros goles, manifestó ser jugador todoterreno y consteló de asombro con su magia. Así y allí recibió el diploma de «Saeta Rubia», apodo por el que es conocido mundialmente. En desglose: «Saeta» por su gran velocidad y agilidad desplegada por toda la cancha; «Rubia», como agregado (en tono con la claridad de su cabello) para diferenciarlo de «La Saeta del Globito», el buen Llamil Simes.

Gonzalo Hernán Minici

Noticias Relacionadas