#HistoriaQuemera Los goles de Alfredo Di Stéfano

Alfredo Di Stéfano convirtió en Huracán sus primeros goles. Ocurrió el 26 de mayo de 1946, en el Viejo Gasómetro (el aerostato de Jorge Alejandro Newbery construía su Palacio en Patricios y hacía las veces de local en Boedo), durante la fecha 5 que cotejó al cuadro quemero con el de Estudiantes por el Campeonato de Primera División. El resultado, noble a semejante hecho, fue una victoria huracanada por 3-1.

Sus goles, su magia. A lo largo de su carrera, hizo gala de éstos: fue el máximo goleador de Argentina en 1947; de la Liga Colombiana en 1951 y 1952; del fútbol sudamericano en 1947 (principal anotador argentino, junto a «Tucho» Méndez, del Campeonato Sudamericano de 1947, que lo erigió campeón) y 1951; de la Liga de Campeones de la UEFA en 1958; y recibió el Trofeo Pichichi en 1954, 1956, 1957, 1958 y 1959. Ocupa, hoy, el sexto lugar en la tabla total de rompe-redes de la Liga Española (en su tiempo, fue segundo tras Telmo Zarra) y el tercero (primero en su momento) en la del Real Madrid, que lo tuvo como máximo exponente de su «Década Dorada». En lo global, está entre los principales históricos del fútbol con sus más de 500 gritos sagrados. Globales también, sus primeras marcaciones: las señaladas desde el Globo.

Gonzalo Hernán Minici

Noticias Relacionadas