“El hockey de Huracán tiene mucho potencial”

Mariano Sousa es el director técnico del Plantel Superior de hockey sobre césped. Llegó al Club Atlético Huracán tras el ascenso a la categoría E obtenido el año pasado y se enfrentó un gran desafío: el de conocer a un nuevo grupo y conducirlo en una división distinta. Habló de sus experiencias con el equipo, cómo vivió su primer año en el club y cómo ve el futuro de la actividad.

 

Su llegada al club

«Mi llegada se dio a través de un ex compañero mío de hockey (Alejandro Petenello), que fue entrenador en el club en 2017 y que había logrado el ascenso a la categoría E luego de un año de trabajo. Consideró que yo era la persona ideal para ese puesto, luego de decidir que no continuaría, así que me contactó con Abel Poza, el responsable de hockey del club. Luego de charlar con él y ponernos de acuerdo, decidí tomar el plantel de Mayores de 2018, junto con el profesor Daniel Vandevoorde, que ya venía trabajando con Alejandro e incluso con el DT anterior.

Yo al club lo conocía de tiempos anteriores. La primera vez que volví a La Quemita fue en diciembre de 2017 y pude ver el crecimiento que había tenido el predio. Ahí empecé a trabajar en ese primer encuentro, en diciembre, haciendo un par de entrenamientos con las jugadoras para adelantar conocimiento y el primero de febrero arrancamos con la pretemporada 2018».

Expectativas y cómo vivió su primer año en Huracán

«Por primera vez las damas habían logrado un ascenso, de la última categoría del hockey a la E, y yo sabía que esta división iba a tener una gran cantidad de equipos complejos. Tras la reorganización que armó la Asociación de Hockey de Buenos Aires en el torneo, se daba una gran cantidad de ascensos a la categoría D y se empezó a soñar con que si las cosas salían muy bien, teníamos la posibilidad no solamente de mantener la categoría porque no habría F el año que viene, sino también de soñar con el ascenso a la D. En relación al grupo, nuevo para mí, es bastante heterogéneo. Decidí tratar de ir conociéndolo de a poco, tienen una filosofía distinta a lo que yo estaba acostumbrado. Y nos fuimos conociendo durante el año, con puntos más altos y más bajos en la relación, como es lógico entre un grupo y un entrenador que trata de lograr objetivos y con exigencias».

Puntos altos y bajos del Plantel Superior

«Con respecto a los puntos altos, se logró con Primera e Intermedia ser competitivos. Me parece que hubo un avance bastante notorio en estilos de juego. Se intentó tener un estilo vertical, que es el que me parece mejor. Se trató de buscar variantes para no ser un equipo que solamente lanzara pases largos y para no perder la explosión que es lo que caracteriza a varias de las jugadoras del equipo, en particular el de Primera.

Los puntos flacos se encuentran en que no fuimos un equipo muy sólido desde el aspecto defensivo como equipo. Y digo “como equipo” porque me parece que las defensas o los ataques no se caracterizan solamente por los tres jugadores que jueguen más cerca del arco contrario o los cuatro más cerca del arco propio, sino que tiene que ver con una acción que toma el equipo para atacar o para defender. Me parece que, si bien logramos ser agresivos en algunos puntos en la parte ofensiva, nos faltó ser más agresivos en la parte defensiva para evitar que nos hicieran goles».

El crecimiento propio como DT y del grupo

«En mi manera de pensar las cosas, trato de darle la posibilidad a los jugadores de que hablen, que pregunten, que se expresen. A veces uno lo logra más o menos, o con algunas jugadoras más que con otras. Pero para mí el crecimiento propio tiene más que ver con tratar de conocer y poder manejar a un grupo que es completamente distinto a los que yo estoy acostumbrado, en una institución nueva, con una idiosincrasia y una identidad particular. Creo que eso es lo que más me queda: el conocer un grupo nuevo y poder trabajar sobre ese grupo para tratar de mejorarlo en el aspecto que uno pueda llegar a creer conveniente. Tengo la idea de que los entrenadores nunca terminamos de aprender y yo trato todos los días de tomar cosas que me gustan de gente que escucho como para llevarlo adelante. Y este grupo tiene muchas particularidades en sus integrantes, que hacen que para mí haya sido un desafío tratar de llegarles.

En cuanto al crecimiento de las jugadoras, yo trato de aportar desde un lado técnico y táctico una cantidad de cosas, no sé si necesariamente son para hacerlas crecer, sino quizás para que puedan observar una manera distinta. Y me parece que eso lo deberían poder valorar más las jugadoras, el saber si de alguna u otra manera uno ha sido influyente para ellas o no. En cuanto al juego, yo noté una evolución muy importante de lo que era en marzo a lo que fue en noviembre. Pero evidentemente noto esa evolución porque está más cerca de lo que yo quiero, de ahí en más, que sea una evolución o no depende cómo lo interprete cada jugadora».

El futuro del hockey sobre césped de Huracán

«El hockey de Huracán tiene, en la medida en que se trabaje para ello, muchísimo potencial. Ya sea por las propias jugadoras que tiene en Inferiores actualmente, como por todas las jugadoras que tienen la posibilidad de traer. Dependerá del desarrollo que tenga el club el poder crecer o aprovechar ese potencial. Las Inferiores son buenas, pero no son multitudinarias. Para mí el tema de la calidad está atado a la cantidad de gente: si tenés más de 20 jugadoras en cada categoría, en ese número vas a encontrar calidad. Creo que todavía está la posibilidad de crecer mucho más. De hecho el club tiene una sola línea en funcionamiento, que es la tira Campeonato. Me parece que tiene más posibilidades de crecer a futuro en la medida que se aprovechen muchas cosas que están pasando, en cuanto a la difusión que tiene el deporte. Después dependerá de las medidas que se tomen, si ese potencial que ya existe se puede transformar en una realidad. Pero está todo dado como para que el hockey sobre césped de Huracán crezca mucho en los próximos años en la medida en que se realice un proyecto».

Julieta Míguez

Noticias Relacionadas