Pese al esfuerzo los chicos de Fútbol para Ciegos no pasaron

En Rosario los chicos del equipo de fútbol para ciegos participaron de un Torneo en el que en el primer partido -era eliminación directa- perdieron 1 a 0 frente a Lucero Formoseño.
Como en todas las actividades los chicos lucieron la nueva indumentaria de la empresa Meister con el patrocinio de ExtraGas.

El equipo de Parque de los Patricios, dominó el partido pero no supo asegurarlo. Con el control de la pelota no se pudo pasar al frente en el marcador y restando 5′ minutos para la finalización del partido, Pedro Aguilar, «Pepe», erró un penal con el cual se hubiese cerrado el partido.
Tras el 0 a 0, se perdió por penales 1 a 0, (recordemos que sólo se patean 3 penales por equipo). Así el Huracán perdió su oportunidad.

Algunos datos para tener en cuenta:
– La duración del partido es de dos tiempos de 25 minutos cada uno.
– Todos juegan con gafas que les tapan los ojos: antes había muchas ventajas deportivas porque había gente que algo podía llegar a divisar.
– Hay cuatro jugadores por equipo en un espacio de 20 X 40 metros para manejar la pelota, más el arquero que debe ser vidente.
– El arquero se mueve en un área restringida, es decir, no puede salir de su arco.
– Los jugadores deben decir “voy”, que es un palabra internacional, para ir a pelear una pelota y evitar choques.
– La líneas laterales de la cancha están marcadas por vallas que sirven de orientación a los jugadores y evitan que la pelota se vaya afuera.
– La cancha se divide en tres tercios imaginarios para indicar quién guía a los jugadores, desde fuera de la cancha, diciéndoles por ejemplo “por aquí viene la pelota”, “tenés uno al costado”:en el tercio defensivo el único que lo puede hacer es el arquero; en el tercio medio, que es el más grande, el que puede guiar es el técnico; y en el otro tercio, detrás del arco contrario, el que puede hablar es el guía que va repitiendo la palabra “arco” para orientar al goleador. Se entiende que los que guían son videntes y todo esto se reglamenta para que no haya tanta locura de voces que mareen a los jugadores.
A nivel internacional hay un cuarto arbitro que sanciona si se está guiando bien o mal, al cual hay que ayudar para que lea cuál es la intención de cada jugada.

Huracán Prensa
«La Grandeza hecha pasión»

Noticias Relacionadas